Abraham Levy, el “hombre del tiempo”, se reunió ayer con el Ing. Alberto Joo Chang, Gerente General del Proyecto Alto Piura en las instalaciones del PEIHAP, para analizar la escasez de lluvias por la que atraviesa la Región. Señaló, que el Perú en su conjunto, no solo Piura, viene registrando caudales por debajo de los valores normales para las temporadas de lluvias.  

“La situación es especialmente dura en la sierra sur y es particularmente notoria en los andes occidentales, es decir en todos los valles que vierten sus aguas en el Océano Pacífico. Los monitoreos indican que la razón de fondo de las pocas precipitaciones es la existencia de un candado que impide que las lluvias sean normales”, explicó.

El meteorólogo dio a conocer que los pronósticos del tiempo y climáticos señalan que seguirá la deficiencia de lluvias, porque el Pacífico registra un estado débil de El Niño. “Históricamente, hemos visto que cuando tenemos esta condición, llueve menos que lo acostumbrado en la sierra”. Sin embargo, expresó que si llegase un calentamiento a la costa, podría producir un poco de lluvias al final del verano, entre marzo y abril.

“No obstante, hoy o mañana pueden haber algunas lluvias, porque ha estado lloviendo en la selva, cuyos periodos de lluvia duran dos o tres días y después se ausentan, luego pasan ocho o nueve días y regresa otro frente de lluvias amazónico, lo que jala nubosidad a la sierra y parte pasa a la costa, como ha pasado hoy día que en Piura, ha llovido un poco, pero después viene el bajón, esa es la mecánica de las lluvias actuales y el envoltorio general no favorece, por lo que estamos teniendo un año seco”.

Manifestó que esta situación se parece mucho a la del verano del 2014, porque las razones de fondo son parecidas a la del año pasado. “Ya se sabía que este año sería flojo. Los modelos que nosotros hemos manejado desde abril, cuando veíamos los pronósticos de calentamiento del mar, indicaban que este año sería escaso en lluvias”. 

En ese sentido, recomendó cuidar el agua y no desperdiciarla. “Las lluvias vienen en menos cantidad que un año normal, por ello se debe regar con prudencia y se tiene que planificar. Si se ha pretendido sembrar más de lo acostumbrado se ha incurrido en responsabilidad, este problema se presenta hoy en Arequipa, que es mucho más vulnerable que Piura”.

Agregó que esta constitución no variará al menos en las próximas semanas. “Ciertamente que febrero y marzo son más lluviosos, pero en tanto no se resuelva el problema de circulación, que afecta no solo a Perú sino a varios países de América del Sur, la condición seguirá así”.