En el marco del taller de capacitación: “Oportunidades para la innovación y adopción de tecnología en la mejora de la producción y productividad de los pequeños productores agropecuarios del sector rural”, que organizó la Municipalidad de Morropón, el Ing. Hilton Gabriel Chévez Navarro, Gerente de Desarrollo Agrícola del PEIHAP, expuso sobre las perspectivas del Proyecto Alto Piura para el desarrollo regional.

Durante su participación, el Ing. Chévez explicó que la finalidad del proyecto es elevar la calidad de vida de los productores de Morropón y Huancabamba, aumentando la productividad y rentabilidad de 50 mil ha. bajo riego, reintegrando 31 mil ha. a la producción e incorporando 19 mil ha. de tierras nuevas, mediante el trasvase de 335 millones de metros cúbicos de agua del río Huancabamba al río Piura.
“Además, se incrementará la producción de energía hidráulica en base a las aguas trasvasadas y las caídas de más de 1,200 metros, mediante la instalación de dos centrales hidroeléctricas de 150 MW cada una, en Cashapite y Gramadal”, manifestó.
Asimismo, alentó a los productores del Alto Piura a tomar el modelo de Israel, cuyos agricultores solo cuentan con 5 mil metros cúbicos de agua por hectárea. Ellos se han educado en el uso del recurso hídrico, racionalizando el agua mediante el riego por goteo y han obtenido resultados muy positivos.    
“Los agricultores israelitas como no tienen agua, se han adecuado a la naturaleza. Por ello, el día que administremos bien el agua, sumado al esfuerzo y a los suelos tan ricos que tenemos en el Alto Piura, tendremos mejores producciones y viviremos mejor”, puntualizó.
En ese sentido, explicó que los agricultores altopiuranos necesitan al año unos 10 400 metros cúbicos de agua por hectárea, para regar cultivos como mango, papaya, vid, palto, algodón, cebolla y tabasco. “Esta cantidad de agua debe ser distribuida a través de riego por goteo, que es el sistema de riego más eficiente”.
Por otra parte, el Ing. Chévez hizo el pedido de reforestar la zona del alto Huancabamba, porque actualmente se encuentra deforestada. “Si queremos seguir cosechando agua, tenemos que reforestar y eso es una tarea de todos. Empecemos por reforestar el distrito de Carmen de la Frontera, que es donde están las lagunas, las zonas de páramos y los bosques de neblina, que son los que producen agua para nuestra Región Piura”, indicó.
Al respecto, dio a conocer que se debe reforestar las defensas ribereñas, para proteger las tierras en época de crecida de los ríos. “La idea es hacer un vivero de sauces, para reforestar todas las riberas fluviales del Alto Piura, porque el sauce es una defensa natural ante las crecidas de los ríos”, explicó.
De igual forma aconsejó cuidar el bosque seco, porque se están talando demasiados algarrobos. “Hay que tomar conciencia de que si se corta un algarrobo, se deben sembrar dos”, dijo.
Cabe señalar, que en el taller también participaron el Alcalde del distrito de La Matanza, el coordinador de Agroideas Norte, la Asociación Asprosol, el Gerente Regional Zonal Norte de Agrobanco, un representante de SUNAT y el Monseñor Daniel Turley, Obispo de la Diócesis de Chulucanas.