Todo el Alto Piura recuerda hoy a una persona muy querida: “El Moisés del Alto Piura”, don Guido Raffo Varona, quien hace tres años partió al lado de Dios. Después de más de 60 años de lucha falleció a causa de las dolencias corporales y la edad.

Era la madrugada del 01 de setiembre del 2012, cuando llegó la triste noticia de su partida. Las páginas de los diarios, radios y emisoras comunicaban su deceso y es que el adiós fue duropara su familia, especialmente para Maritza, su esposa, quién no soportó estar lejos de don Guido y  poco después falleció.  Se había ido y todo el pueblo estaba de luto, principalmente La Encantada, que lo vio nacer un 29 de junio de 1925, y Chulucanas, donde pasó toda su vida al lado de su esposa y sus hijos Guido, Alejandro, Maritza, Rosa y Jesús.
 
Homenaje póstumo
Hoy, se conmemoró al “Moisés del Alto Piura” con una misa en la catedral Sagrada Familia, donde Monseñor Daniel Turley destacó el valor humano y la  calidad moral de este gran luchador, quien pensaba en el bienestar de su familia y las familias de La Matanza, Bigote, Salitral, Morropón y de todo el Alto Piura.
 
Durante la romería hacia el cementerio “Señor de la Misericordia” participó el Gobernador Regional Reynaldo Hilbck, autoridades, hijos, nietos y amigos, quienes recorrieron las calles de Chulucanas, por las que tantas veces caminó don Guido Raffo con la idea y el gran sueño de la irrigación.
 
Al lado de su tumba, todas las palabras estuvieron dirigidos hacia este hombre noble y de corazón inmenso, porque como dice Monseñor Turley “Cuando un luchador muere, empieza a vivir” pues sigue vivo su sueño, el cual se vio reflejado en los rostros de cada una de las personas que hoy acompañaron en este homenaje y donde el Gobernador Regional se comprometió a seguir luchando por hacer realidad este proyecto en beneficio de los altopiuranos, “porque no sólo se trata de agua sino de vida y desarrollo de los agricultores”, expresó.
 
 
Un gran padre, un gran luchador social
 
Su nieta Daina, conserva aún uno de los poemas que le escribió en el año 1994 “Dainita, mi nietecita pelo y ojos de caramelo, viéndote estudiosita se alegra el papiabuelo”. Asimismo, sus hijos recordaron las vivencias y enseñanzas de su padre, este hombre noble, fiel amigo y también luchador de la irrigación de las tierras ubérrimas a las que solo les falta agua para producir. Hoy todos pidieron para que su batallar continúe con mayor fuerza pues de niño vivió de la agricultura y conoció de cerca la necesidad del chacarero con palana al hombro.
 
La lucha por la irrigación del Alto Piura ha significado sacrificios y esfuerzos que tienen su gesta mas importante en la histórica marcha realizada en 1982 hacia la ciudad de Piura, para exigirle al entonces presidente, Don Fernando Belaunde Terry, la ejecución de este importante proyecto. Todos recuerdan el temple y la chispa de don Guido Raffo cuando golpeó la mesa del presidente de la República pidiendo que el proyecto Alto Piura sea considerado como un proyecto de interés nacional, junto en ese entonces a Manuel Bruno Suárez, Nacho Távara y Monseñor John Mac Nabb.  
Guido Raffo Varona, hombre culto, padre amoroso, nos dejo un legado por el cual hay que seguir luchando, pues amó a la tierra como a su propia vida.