El gobernador regional de Piura, Servando García, inspeccionó ayer el estado situacional en el que se encuentran los trabajos del Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenergético del Alto Piura (Peihap), donde el Consorcio Obrainsa-Astaldi ejecutaba el primer componente.

La visita se realizó junto a Gilmar Lizana Puelles, Gerente General del PEIHAP, trasladándose al frente de salida del Túnel de Trasvase ubicado en el caserío de Tunas, distrito de Huarmaca, donde se encontró una malla metálica sellando la entrada e impidiendo su  ingreso.

“Este es el punto de partida para destrabar el primer componente del Peihap, porque si no se puede concluir con la constatación física, no se podrá realizar la liquidación, que es un requisito para determinar el saldo de obra y poder realizar la actualización del expediente técnico para convocar a una nueva licitación”, explicó Lizana.

Por ello, se informó que se viene coordinando con la Fiscalía para establecer las acciones legales que se llevarán a cabo para proceder al descerraje de las mallas que están soldadas en la de entrada y salida del túnel, y así poder concluir la constatación física y posterior liquidación de la obra, la misma que cuenta con un presupuesto no ejecutado de más de 450 millones de soles.

El gerente general del gobierno regional, Jesús Torres Saravia, indicó que el mencionado proyecto se reanudará este año. “Hemos tenido una reunión con el directorio, vamos a comunicar en los próximos días la real situación y las medidas que vamos a tomar para  destrabar este proceso, reiniciando los trabajos en el menor tiempo, del mismo modo se informará también las acciones administrativas, civiles y hasta penales que vamos a tomar contra los responsables que han perjudicado a nuestra región”, sostuvo.