El Consejo Directivo del Proyecto Alto Piura realizó una conferencia informativa, con la finalidad de dar a conocer a la opinión pública la situación en la que se encuentra el PEIHAP, a nivel técnico, administrativo y legal. Además, se informó sobre el estado del Plan Integral del Río Piura, así como las acciones inmediatas que se llevarán a cabo para retomar la ejecución del túnel de trasvase y de la presa tronera sur.

“Administrativamente, el PEIHAP carece de lineamientos estratégicos y procedimientos que le permitan alcanzar sus objetivos, lo que ha conllevado a que no se pueda implementar un buen sistema de control interno y anticorrupción. Esta es la principal razón, de que la defensa legal haya sido débil y fácilmente vulnerable, como es el caso de la medida cautelar que impide ejecutar las cartas fianzas de Obrainsa-Astaldi”, explicó el Ing. Gilmar Lizana, Gerente General del Proyecto Alto Piura, quien tuvo a cargo la exposición.

Asimismo, señaló que a pesar que desde el 2012 se trasfirieron 144,472.47 hectáreas al PEIHAP para las tierras nuevas, a la fecha no se ha podido realizar el saneamiento físico legal de estos terrenos.  Respecto al Plan Integral del Río Piura, manifestó que se tienen los términos de referencia para iniciar el proceso de convocatoria de la Supervisión, que tiene un costo de S/. 1’860,630.00 soles.

Por otra parte, informó que el contrato con Camargo Correa se liquidó el 30 de noviembre del año pasado, sin embargo se han detectado algunas presuntas irregularidades en el proceso de liquidación, por lo que se solicitará a Contraloría General de la República realice una auditoría y en atención a sus atribuciones determine las responsabilidades a que hubiese lugar.

“Con el Consorcio Obrainsa-Astaldi, si bien se ha resuelto el contrato, tenemos actualmente cinco arbitrajes, cuyas pretensiones asciende a S/. 41’084,605.98 soles. Además, está pendiente concluir la constatación física al interior del túnel, para realizar la posterior liquidación de obra”, expresó el Ing. Gilmar Lizana.

A pesar de la situación crítica del PEIHAP, el Consejo Directivo manifestó que se están implementando acciones inmediatas, en todos los niveles, para revertir el estado actual del proyecto, como es el mejoramiento del sistema de control interno, gestión de logística transparente, implementación de la ISO 37001 anti soborno, elaboración de documentos de gestión, entre otros.

“Contrataremos un estudio de abogados de alto nivel, como soporte a los procuradores para la correcta defensa de los arbitrajes. Además, realizaremos una coordinación estrecha con la Procuraduría del Gobierno Regional para la apelación del recurso de amparo, pendiente de resolver, vinculado a la carta fianza”, señaló el Consejo Directivo.

Respecto al reinicio de los trabajos de perforación del túnel de trasvase, el Ing. Gilmar Lizana explicó que primero se debe acceder a las instalaciones del túnel, para efectuar la constatación física e inventario, para liquidar y determinar el saldo de obra.

“Esperamos convocar a licitación en un plazo no menor del tercer trimestre del presente año, previamente debemos elaborar el expediente técnico del saldo de obra. Además, implementaremos un sistema de monitoreo y administración de contratos, para evitar fallas y posteriores arbitrajes, de igual manera propondremos la aplicación de tecnología de punta y que sea adecuada para el túnel”, precisó el Ing. Gilmar Lizana.